Las Vibraciones de la Luz, (Ficciones Divinas y Profanas) de Manuel Gayol.

Una interpretación multidisciplinaria

Por Reynaldo Fernández Pavón

La luz ha sido definida como una radiación de energía electromagnética, el agente físico que permite que los objetos sean visibles en el espacio. En algunos centros dedicados a captar mensajes de radio extraterrestres, se comienza a plantear la posibilidad de que civilizaciones muy avanzadas podrían estar enviando a todo volumen mensajes electromagnéticos entre las estrellas a través de un vasto programa de Internet pangaláctico; hay infinitas permutaciones posibles de longitudes de onda para estudiar y protocolos de señalización que están siendo considerados para un futuro no muy lejano. Por otra parte, La obscuridad, entendida como la luz que no vemos, ha tenido múltiples interpretaciones de carácter religioso y filosófico desde los comienzos de la historia y es parte inseparable de una dualidad que encierra múltiples incógnitas.

Las preguntas sobre el momento anterior al Big Bang;  el comportamiento de la materia al extraerse la energía de la gravitación y descubrir la función de la materia oscura del universo, así como el papel del caos y el accidente en un proceso de expansión que podría tener un punto crítico que daría lugar a una implosión, han generando multitud de estudios e hipótesis.

Los hallazgos antropológicos recientemente dados a conocer sobre la antigüedad de la especie humana; los saltos sin precedentes que han sido descubiertos a un lado y otro del planeta en la historia de la civilizaciones, llevan a la Humanidad a un momento en el cual los estudios de las ciencias, la historia, la filosofía y la religión per se, palidecen en la perplejidad, pues cada asombro que encontramos abre las  puertas de infinitos universos e incluso de anti-universos por descubrir.

El momento en el que se encuentra el plano gnoseológico en los albores del siglo XXI  impone sin dilación el inicio de interpretaciones multidisciplinarias de los fenómenos que han sido estudiados hasta el presente,  para que la geopolítica y la manipulación mediática no impidan  el acceso a la interpretación de la realidad y podamos llegar a explicarnos a Dios, al origen de la explosión inicial y al misterio mismo que es la vida.

Lea También:  Junto a la Ventana de Aleida Lliraldi

La luz y la oscuridad forman parte inseparable de ese vasto plan, tanto como  la materia visible y la materia oscura del universo.

Las Vibraciones de la Luz, muestra las posiciones filosóficas de Manuel Gayol Mesías ante el dilema en que se encuentra la humanidad tocante a interrogantes existenciales y ontológicas que la especie humana trata de responder. Las respuestas de las ciencias experimentales, no invalidan en lo absoluto las interpretaciones de la capacidad sin límites de la imaginación, a la cual Albert Einstein, padre de la Física Moderna, otorgó mayor importancia que al conocimiento.

Los temas que nos ocupan no pueden ser evaluados  a través de los presupuestos de las investigaciones de la naturaleza física, porque no corresponden a esos límites, que por demás, se encuentran en una fase crítica, pues el hombre, al convertirse en un ente separado de la naturaleza, no puede explicar incluso su propia naturaleza.

La luz, conceptualizada sin trasponer la esfera del mundo material, no puede abarcar lo que no perciben los sentidos. Pongamos por ejemplo las escrituras hebreas, el nombre de Dios significa Él que se traduce como La Casa del Sol. Él con independencia de la atribución de cualidades humanas, luz que ilumina la infinita sabiduría, concepción que invita a la restauración del dogma teológico y de los límites de la interpretación de las ciencias.

Lea También:  “El Lirio del Prado and the Other Nation Project”

La precognición y retro cognición que han permitido a los propios hombres penetrar el pasado que ya no existe y el futuro que está por llegar, continúan siendo un reto que debería ser estudiado por la religión y las ciencias sin prejuicios, sólo con una nueva actitud se podrá acceder a la concepción de la luz y la oscuridad presentes en los documentos de los sabios de la antigüedad, quienes dieron a la fuerza mediumnímica el nombre de Luz  Sideral y descubrieron en la Luz Astral,  propiedades creativas y transformadoras. La teoría de las ondulaciones nos muestra que la vida es diversamente modificada bajo la influencia electromagnética, cuya naturaleza es objeto de estudio contemporáneo.

Transponiendo los límites pre-establecidos se plantean las siguientes interrogantes:

¿Es la luz un elemento independiente de los soles?

¿Existe una conciencia universal tan veloz, etérea y omnipresente como la luz?

¿Posee la luz que percibimos límite en su energía y su materia?

¿Es la luz  un espíritu sutil que penetra las cosas, se difunde, se refleja y se refracta iluminando los actos, las sensaciones y  los pensamientos del pasado en un vasto almacén de datos donde se acumulan las vibraciones cósmicas y la vida misma?

A estos análisis nos lleva este libro de Manuel Gayol Mesías, abriendo una puerta a la especulación y a las capacidades de la imaginación, el único espacio donde no existen límites.

¡Compartelo!

Leave a Comment