La triología de Hilton James Kutscka.

Por Reynaldo Fernández Pavón

Escribo sobre la obra de un escritor brasileño que vivió durante muchos años en los Estados Unidos.

Después de leer “Trilogy” creo, sin lugar a dudas que he encontrado al Tom Clancy y el Dan Brown brasileiro, me refiero a Hilton James  Kutscka, autor de historias divertidas que  acerca sus lectores a personajes que pueden llegar a ser muy amados o muy odiados, en una obra que entretiene pero lleva en sí múltiples lecturas de lugares inexplorados y de público interés.

Tengo en mi poder esta obra (English Version) que abarca unas 500 cuartillas y he pensado que su obra podría servir para la línea de publicaciones en inglés de obras escritas por escritores latinoamericanos que expresan el punto de vista de un inmigrante latino que alcanzó a ver el fondo de las contradicciones y preocupaciones que existen en los llamados países desarrollados y los conflictos que los problemas éticos y sociales de la sociedad contemporánea generan en el individuo común.

Hilton, es un escritor que se expresa en un lenguaje coloquial y asequible al promedio de los lectores de los Estados Unidos y eso es importante dado el hecho de que las editoriales publican muchos libros que no se venden por razones diversas.

Esta no es una novela convencional, corresponde a la llamada “literatura postmoderna”, donde han desaparecido “los centros” y en los cuales la globalización no sólo es tecnológica y muestra conflictos regionales en su relación con los intereses hegemónicos de las grandes potencias, una obra donde existen líneas invisibles que pasan por los intereses geopolíticos.  El plano ontológico  se extrapola en  la insatisfacción del hombre del siglo XXI respecto a  la interpretación del mundo de la historia de la filosofía tradicional, de las ciencias y de las religiones. El dualismo presente en toda la obra hace su aparición en el aeropuerto Foster Dulles, el punto de giro de la trilogía y Rick y Yu-Ling son sus protagonistas.

Lea También:  Acerca del habla, la educación formal y los valores entre cubanos.

En esta obra literaria el hombre crea a Dios a su imagen y semejanza y en los desiertos como las selvas de nuestros países del llamado Tercer Mundo se alcanza el éxtasis de la contemplación y de la relación hombre – naturaleza y del mundo no tangible, la metáfora del misterio que en sí misma representa el lado femenino de la creación.

Hilton posee una concepción fenomenológica la que se incluye  la relación hombre- religión y otros temas que aquejan al ser humano del siglo XXI en los Estados Unidos de América.

¡Compartelo!