Poemas Infantiles de Cristina Obín 3

 

María Cristina Piñeiro Obín

María Cristina Piñeiro Obín (Cristina Obín)
La Habana, Cuba 1950

Cursó estudios en la Escuela Nacional de Arte, especialidad Actuación. 1965-1967.
Licenciada en Historia del Arte por la Facultad de Filología de la Universidad de la Habana. 1979. Graduada del Curso Integral para actores y locutores de radio y TV. 1969
Miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) desde 1976.

En 1968 comienza su labor profesional como actriz en el Instituto Cubano de Radio y Televisión, donde se ha desempeñó como actriz y locutora. Su labor como escritora para niños, vio la luz en el año 2007 con la publicación de su poemario Canciones para Contar presentado en el marco de la Feria Internacional del Libro de la Habana, por la Editorial Gente Nueva que también ha tenido a su cargo la publicación de: Casa de Tela (2010), Otro Ratón Pérez (2011) y Desconcierto en el Concierto (2012) y Pescando un sueño (2014). Su obra incluye además los poemarios: Un sombrerito Mambí (2013), publicado por la Editorial Abril, Dice la luna (2015) a cargo de la Editorial Oriente, Granos de arena publicado por Ediciones Matanzas (2018) y De papel, editado y presentado en Venezuela por la editorial El Perro y la Rana en el marco de la Feria Internacional de Caracas, 2011. Con el título Siempre Cantando, obtuvo mención en el concurso Pinos Nuevos 2010.
La Editorial Cauce publicará La novia de Elpidio, un libro de cuentos con matiz autobiográfico, que es su primera incursión en la narrativa.
Su trabajo como actriz y su labor como escritora, se fusionan en los talleres de poesía infantil que imparte en los que su premisa fundamental es incentivar el amor de los pequeños por la literatura y el arte.

Lea También:  La Poesía de Lezama

Amigos

Sancho y Quijote.

¡Qué amigos!

Juntos en cada batalla.

Juntos enfrentan molinos.

Juntos, no existe enemigo.

Quijote y Sancho.

¡Qué amigos!

Cuánta lluvia, cuánto sol,

cuánto polvo en el camino.

Cuántos cielos estrellados

los vieron juntos, dormidos.

Gracias, “caballero andante”,

por tu sueño, que es el mío.

Voy montado en Rocinante

en busca de otros molinos

y quiero que me acompañe

un Sancho, que sea mi amigo.

Nana de mi ausencia

Zapato…Gato

Conejo…Viejo

Paloma, al nido

¡para que abuela

duerma conmigo!

Canción…Amor

El sol…La flor.

Paloma, al nido

¡para que abuela

cante conmigo!

Volver… ¡tal vez!

Te quiero… ¿puedo?

Me quedo… ¿debo?

Paloma, al nido

¡para que abuela

me dé su abrigo!

 

 

¡Compartelo!

Leave a Comment